El idioma de la Red
Innovación educativaTIC y educomunicación

El idioma de la Red

La creatividad motiva al estudiante y le ayuda a ser autónomo

Toda sociedad que se aprecie necesita dos pilares sobre los que erguirse: la cultura y el lenguaje. Como no podía ser de otra manera, el ciberespacio, la web 2.0, crece gracias a los mismos apoyos aunque en este caso se conoce como: software libre y creatividad.

El ágora de la sociedad del conocimiento

Para entender como estos elementos constituyen la estructura vital de la Red debemos hacer una breve recorrido por el origen de Internet.

Sus padres fueron la ciencia, la investigación universitaria y militar en Estados Unidos. Nunca fue diseñado como un proyecto empresarial, más bien, se desarrolló como una arquitectura abierta y libre a la que podían acceder cualquier tipo de investigador o tecnólogo, es decir, se configuró alrededor de ella una red de cooperación, que se extendió como la pólvora, ya que, aunque los innovadores fueron los que produjeron la tecnología, los usuarios se encargaron de modificar constantemente las aplicaciones, lo que dio origen al carácter dinámico y retroalimentario que caracteriza a la Web.

Esta manera de ser es lo que se conoce como la filosofía del software libre, que permite la libertad de ejecutar un programa, modificarlo, redistribuirlo en su versión original o derivada. Para que este comportamiento enriquezca la Web es necesario que tenga altas dosis de creatividad. Por lo tanto, si el software libre es la cultura de la Red, su idioma es la creatividad. Un ejemplo de esta afirmación lo encontramos en la entrevista que ofreció Pau García- Milà: “Si tienes una idea puedes hacer lo que quieras”.

Beneficios de la creatividad en la enseñanza

De todas las ventajas, la más importante es la capacidad de romper con la horizontalidad del pensamiento  y por tanto, de desarrollar procesos flexibles que nos invita a profundizar en las ideas. Destreza clave para aquel que quiera construir su propio conocimiento.

Juan Cristobal Cobo (2009) explica que la creatividad es lo que permite al hombre adaptarse a todas las situaciones, por lo tanto, una educación que la estimula logra que el estudiante adquiera, por un lado, la capacidad de hacerse constantemente preguntas, y por otro, la habilidad de aprender a aprender. Con esto tendrá en sus manos la posibilidad de dar respuesta a las aceleradas transformaciones socio- tecnológicas que caracterizan a la sociedad actual y futura.

Así pues, el beneficio de la creatividad en el aprendizaje:

1. Favorece la actitud crítica: los alumnos se cuestionan la realidad existente

2. Activa las posibilidades de ver la realidad desde diferentes puntos de vista: la capacidad resolutiva se multiplica

3. Entienden que el error o el fracaso es el camino a la resolución del problema

Esta creatividad a la que tienden y que nutre al ciberespacio es el mejor aliado de la escuela. A través de ella, la educación va a encontrar el camino para motivar a los estudiantes en la adquisición de conocimientos pero también, les va a dotar de las capacidades necesarias para desenvolverse con autonomía en la sociedad del conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.