Érase una vez…
DestacadosPensar y educar

Érase una vez…

La fantasía no es una forma de evadirse de la realidad, sino un modo más agradable de acercarse a ella”(Michael Ende). Así, el autor de La historia interminable explica una de las finalidades fundamentales del cuento.
Por medio de éste, el niño comprende el mundo exterior y aprende a interpretar sus sentimientos y los del otro. Sin embargo, como todo lo que tiene que ver con la infancia, para que el cuento cumpla su función educativa tiene que ser fiel a su aspecto lúdico.

De esta manera se alcanzan una gran cantidad de beneficios entre los que destacan:

– Enriquece la fantasía y amplía el mundo de la experiencia

– Pone en contacto al niño con la realidad

– Les inicia en el código moral

– Favorece momentos de diálogo y encuentro afectivo entre el adulto y el pequeño

– Le ayuda a descargar momentos de ansiedad, agresividad, así como eliminar miedos

El relato debe ser una fuente de magia y placer. Sólo de esta manera, el cuento será una historia interminable para el pequeño.

Todo puede ser un cuento

Te sorprenderá saber que lo más importante para que un relato llegue a un niño no es la historia en si misma, sino el lugar en el que se cuenta y cómo se cuenta.

– Prepara un entorno agradable y libre de molestias.

– En el caso de que haya más de un niño, colócalos de tal forma que puedan ver al narrador.

– Acostumbra a los pequeños al silencio y en calma introdúceles en la historia.

– No interrumpas la narración para reñir. No rompas el clímax del momento.

Adulto, disfruta del momento. No tengas prisa y déjate sorprender por la imaginación.

Aquí podéis ver al maestro Llorenç dando vida a un cuento:

 

Elegir cuento

Aunque ya sabemos que cualquier cosa puede ser narrado es importante que conozcáis que necesidades tienen los pequeños para hacer más efectiva la experiencia lectora.

No lectores (0-3 años)

En este caso la narración es más importante que la ilustración. La teatralidad y la ilusión que el adulto aporte va a provocar la curiosidad por aquello que estás contando.
A la hora de elegir el cuento éste debe ser sencillo y con una temática vinculada a su realidad, es decir, con ambientes y personajes conocidos como: el patio, la casa, animales de compañía, amigos…tu como estas-ainesEl formato del libro debe adecuarse a su uso, por lo que, debe estar hecho de materiales resistentes para que los más pequeños lo puedan manipular a su gusto.En este caso, recomiendo Tú ¿cómo estás? Sin duda, mi mejor compañero de viaje en la tarea de educar a los más pequeños.


Prelectores (3- 5 años)

Al igual que la etapa anterior las historias deben estar relacionadas con momentos de su vida cotidiana pero ya se puede empezar a introducir temas fantásticos.
En este caso los personajes están humanizados, lo que ayuda al niño a entender la realidad que le rodea y a establecer códigos morales.

Aunque en todas las etapas se debe procurar la participación de los pequeños, en este periodo con mayor frecuencia. Por medio de las rimas, los juegos de palabras o los diálogos los niños no sólo disfrutan, sino que también aprenden.cepíllate_aines

 

Primeros lectores ( a partir 5 años)

La trama adquiere una mayor importancia y si el argumento les atrapa pueden tolerar formatos más largos. En este periodo se pueden introducir un mayor número de personajes y el héroe empieza a cautivar por su cúmulo de virtudes y destrezas. El niño se sienten identificado con él.

Al final de esta etapa ya son capaces de mirar cuentos en solitario y fijarse en los detalles por eso siguen siendo tan importante la presencia de las ilustraciones.

mauro_aines

Si queréis experimentar con otro formato, os invitamos a leer TERICIENTA. Un cuento interactivo sobre el hábito de la higiene.
Disfútalo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.